Teodoro Palacios Flores y su historia en el deporte

Por Guatemala.com

Foto: COGuatemalteco

En el transcurso de los años hemos presenciado grandes legados en el deporte guatemalteco. Uno de los más importantes es el de Teodoro Palacios Flores, quien destacó en el atletismo y baloncesto.

Foto: Guatemala.com

Teodoro nació un 7 de enero de 1939 en Livingston, Izabal. Desde pequeño, el atleta mostró una gran pasión por el fútbol y a los 14 años ya era portero de un equipo llamado “El Esfuerzo”.

Foto: COGuatemalteco

Durante su adolescencia, Teodoro se convirtió en soldado de la Base Militar de Puerto Barrios, donde siguió jugando fútbol y llamó la atención del coronel Ruano, quien lo llevó a la capital para entrenarse con el equipo de la Aurora, dirigido por el profesor Rubén Amorín.

Foto: Ramiro García

Luego de varios intentos, Cyril Thomas, entrenador del Ejército en ese entonces, convenció a Palacios Flores para practicar atletismo, específicamente la prueba de salto alto. Uno de sus primeros saltos fue de 1.80 metros.

Fotos: Ramiro García

Al principio, Teodoro se caracterizó por saltar descalzo. Fue hasta 1958 cuando ganó el oro del III Encuentro del Club Venado, donde un atleta mexicano le regaló unos zapatos.

Foto: Ramiro García

Ganó 3 oros de manera consecutiva en los Juegos Centroamericanos y del Caribe y una plata en los Panamericanos 1963. También ostentó durante más de 50 años el récord de salto alto, fue el primer centroamericano en saltar 2.10 metros.

Fotos: Helmuth Macal/Mhai Ral

Su pasión por el deporte también la demostró en el baloncesto, donde destacó con los equipos Leones de Marte y Hércules, siendo múltiple campeón en los años 60.

Fotos: Guatemala.com

El Gimnasio Nacional de Guatemala fue bautizado con su nombre y en 1998 recibió la Orden del Quetzal, la máxima distinción honorífica del país.

Foto: COGuatemalteco

¡Gracias por representar dignamente a Guatemala! Tu legado siempre vivirá en la historia del deporte guatemalteco.

Foto: La Hora