¿Qué máquinas se usaban para imprimir libros en Guatemala hace 100 años?

Por Guatemala.com

(Guatemala.com)

Los primeros rastros de imprenta comenzó en 1660 en Guatemala. Fray Payo Enríquez de Rivera trajo la primera maquinaria para imprimir los libros.

(Foto: Para Todo México)

Con los años, las técnicas han cambiado. Pero, la Imprenta Sánchez & de Guise fue el taller más avanzado en Guatemala —con tecnología alemana y estadounidense—, durante 1893, que ofreció altos estándares para la edición de periódicos, revistas, libros y folletos religiosos.

(Foto: Guatemala.com)

A diferencia de las impresiones de ahora, hace más de un siglo solían usarse máquinas especiales para la diagramación, el encuadernado, el prensado y la reproducción en grandes cantidades.

(Foto: Guatemala.com)

Al principio, se definía un tipo de diseño en específico. Esto incluía la diagramación, el estilo de letra y la ilustración. Para “imprimirla” se debía crear un sello especial —tallado en madera o fundido en hierro—, posicionar letra por letra y luego sellar el papel en una prensa para evitar que se moviera.

(Foto: Taller Experimental de Gráfica de Guatemala TEGG)

Para ello, se coloca un rollo de papel que pasa por diferentes fajas que imprimen, estiran y reproducen los diseños ya establecidos. De hecho, la impresión en dichas máquinas es tan fuerte, que se fundieron en el piso para evitar cualquier accidente.

(Foto: Guatemala.com)

Cuando la impresión está hecha, el siguiente paso es colocarlo en la guillotina. En esa época, el fajo de papel se prensaba y, con muchísimo cuidado, pasaba el filo de la hoja cortando la resma completa.

(Foto: Guatemala.com)

¡Qué chilero! El trabajo de la imprenta Sánchez & Guise fue tan bueno que ganó la medalla de oro en la Exposición Internacional de San Francisco, California en 1915.

(Foto: Guatemala.com)