Impresionantes nacimientos de aguas cristalinas en Refugio de Vida Silvestre El Pucté, Petén

Cultura | 14 marzo de 2016 | Por: Carolina Cabrera
El Cráter Azul, un nacimiento de aguas cristalinas en Petén. (Foto: Rony Rodríguez)

El Cráter Azul, un nacimiento de aguas cristalinas en Petén. (Foto: Rony Rodríguez)

Nacimiento de Arroyo Pucté, sus aguas cristalinas permiten ver el jardín subacuático. (Foto: Rony Rodríguez)

Nacimiento de Arroyo Pucté, sus aguas cristalinas permiten ver el jardín subacuático. (Foto: Rony Rodríguez)

Arroyo San Teodoro en Refugio de Vida Silvestre El Pucté. (Foto: Rony Rodríguez)

Arroyo San Teodoro en Refugio de Vida Silvestre El Pucté. (Foto: Rony Rodríguez)

Sin duda un destino más para visitar en Guatemala, el Cráter Azul en Refugio de Vida Silvestre El Pucté. (Foto: Rony Rodríguez)

Sin duda un destino más para visitar en Guatemala, el Cráter Azul en Refugio de Vida Silvestre El Pucté. (Foto: Rony Rodríguez)

El Refugio de Vida Silvestre El Pucté ubicado en Petén alberga unos de los más impresionantes nacimientos y arroyos de aguas cristalinas de Guatemala.

El Refugio de Vida Silvestre El Pucté ubicado en el Municipio de Las Cruces, Petén, alberga uno de los más impresionantes destinos de Guatemala. Se trata de una serie de nacimientos y arroyos de aguas cristalinas, sin duda uno de los mejores tesoros escondidos del país.

El Cráter Azul, el Arroyo San Teodoro y el Arroyo Pucté son los destinos más conocidos del Refugio de Vida Silvestre El Pucté. El fotógrafo y explorador Rony Rodríguez explica que «El Cráter Azul es un nacimiento del Arroyo San Teodoro y este mismo desemboca en el Arroyo Pucté … ambos terminan uniéndose y desembocan en el Río La Pasión».

Los nacimientos se extienden por varios kilómetros de la región, hay algunos de gran tamaño —Arroyo el Pucté o el Cráter Azul— y otros de menor medida.  En su mayoría, estas fuentes naturales son de color azul marino o turquesa, y por sus aguas cristalinas es posible observar el jardín subacuático que se esconde bajo ellas.

Uno de los sitios más visitados es el Cráter Azul, uno de los tantos nacimientos del Arroyo San Teodoro. Su nombre se debe a que tiene la forma de un cráter, con las orillas poco profundas, pero al acercarse al centro puede llegar hasta cinco metros de profundidad. El grupo de jóvenes aventureros que descubrieron el lugar —Travesías – Petén— expresan que su estado de conservación es excelente.

Imagen del Arroyo Pucté en Petén. (Foto: Rony Rodríguez)

Imagen del Arroyo Pucté en Petén. (Foto: Rony Rodríguez)

Para mantener en óptimas condiciones todos los arroyos y nacimientos, al visitar o ingresar al agua no se debe utilizar ningún tipo de repelente, bloqueador o bronceador. Tampoco es permitido nadar con aretes, cadenas u otros accesorios que puedan caerse.

Más turismo: Semuc Champey, un destino guatemalteco recomendado por Tech Insider

Comentarios

Lo más visto